Sábado

… Y a las 2 am dije “me iré a dormir ya que terminé mi odisea arquitectónica. Me despedí de mi gran amigo y me fui a dormir las 5 horas que bien merecidas me tenía.

Desperté pensando en qué habría hecho mi amigo para la clase de ese día, y supuse que no iba a ir a la Uni por su pereza injustificada. Tomé una ducha y me dispuse a cambiar mis prendas y organizar mis cosas para que, cuando Alexis pasara por mí, tardara lo menos posible en salir de mi casa. Acomodé mi maqueta y mi cuaderno de planios junto a mi mochila y esperé.

Alexis llegó a los 20 minutos de que terminé de alistarme, tiempo en el cual mi papá dió su comentario acerca de mis planos y maqueta y la presentación de ellos. Subí al carro, saludé a Alexis y nos encaminamos hacía la Uni. En el trayecto no dejé de pensar en qué habría hecho mi amigo para ese día y en que lo más seguro era que no iba a ir.

Llegamos a la escuela 5 minutos tarde, un elegante retrazo que no podemos repetir la próxima entrega. Recogí mi maqueta y mis planos y me encaminé con paso acelerado al salon D-203. Entré y vi a Fernanda la cual me dijo alegremente pero con cara de cansancio “hola Mau”. Le respondí el saludo y acomodé mi trabajo en un restirador.

Justo después de eso, llamé a Fer y le propuse ir afuera del salón para entablar una de nuestras ya clásicas pláticas sobre temas diversos. Entre conversación y conversación salió el tema de qué habría hecho mi amigo para la entrega de ese día. Fer me dijo que a eso de las 3 am de la noche anterior, Chema recibió un mensaje de él en el cual decía  en pocas palabras “me desanimé, no entregaré nada mañana”. Esas palabras me hicieron sentir impotencia, enojo, tristeza, frustración y, sobre todo, decepción. Yo creía que iba a sobrellevar ese gran defecto que tiene de dejar la cosas para después, llamado en muchos lugares como “irresponsabilidad”.

Ahora que ya pasó todo, me siento normal, un poco triste por él y pensando en que no volveré a apoyarlo en nada escolarmente hablando. No sirve de nada que me esfuerce en darle animos si él no tiene el más mínimo interés de mejorar. “Cuando se me quite la pereza me tendrás miedo” dijo en una conversación que tuve con él. No le creo nada sobre esas palabras y la verdad dudo creerle en alguna otra cosa académicamente hablando, repito.

¿Me lo estaré tomando muy a pecho? Puede ser que sí, pero la verdad es que en él veo a alguién muy difícil de superar y a un compañero valioso para futuros proyectos. Sólo no quiero que él se vuelva un mediocre en lo que a ambos nos llena…

Espero de todo corazón que recapacite y que demuestre que me equivoco…

0 Responses to “Sábado”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s





%d bloggers like this: